Aseguran desarme de ministeriales; Fiscalía de Quintana Roo desmiente

Published On 10 Agosto, 2017 » 1781 Views» By Editor Marcrix » DELITOS, PORTADA
 0 stars
Registrarse to vote!

Cancún, Quintana Roo.- En medio de la inseguridad que se vive en todo el Estado, se suma la irresponsabilidad del gobierno de Carlos Joaquín González, pues a partir de ayer, casi 200 elementos de la Policía Ministerial fueron desarmados.

El desarme de los policías fue ordenado por no haber acreditado los exámenes de control de confianza, requisito indispensable para la licencia colectiva de portación de armas en las corporaciones.

Los agentes ministeriales permanecerán desarmados en algunos casos, hasta por dos meses, en lo que acrediten los exámenes.

Un gran descontento comenzó a surgir ayer por la tarde en la Vicefiscalía de la Zona Norte, entre los elementos de la Policía Ministerial.

La causa: que muchos de ellos tenían que ser desarmados a partir de ayer mismo, por no haber acreditado los exámenes de control de confianza.

La grave situación en la que se encuentra la corporación policiaca, se da en medio de la ola de violencia que se mantiene en todo el Estado, pues la medida fue tomada en toda la entidad.

De manera extraoficial, trascendió que en total son 170 elementos de la Policía Ministerial en todo el estado, los que serían desarmados desde el día de ayer, por no haber acreditado los exámenes de control de confianza.

Según algunos elementos policíacos, desde hace un año la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó a la Fiscalía General del Estado, que los elementos que no acreditaran los exámenes, debían ser desarmados, aunque se desconoce si el ultimátum de ayer fue emitido por la dependencia o directamente del fiscal general del estado, Miguel Ángel Pech Cen.

Sin embargo, hay elementos policiacos que aseguran que la orden del desarme se dio después de que el fiscal general del estado sostuviera una reunión con el secretario estatal de Seguridad Pública, Rodolfo Del Ángel Campos.

Los elementos policiacos permanecerán desarmados hasta que acrediten los exámenes de control de confianza, lo cual puede extenderse hasta por más de un mes, pues hay elementos que están programados para presentar las pruebas hasta dentro de dos meses.

Mientras tanto, las investigaciones quedarán detenidas, pues los elementos aseguran que no realizarán sus labores, para no exponerse al tener que circular desarmados, tomando en cuenta la violencia que se vive hoy en todo el estado que encabeza Carlos Joaquín González.

La preocupación es general en toda la corporación: “Estamos a merced de la delincuencia, que contrario a la Fiscalía, sí tienen buenos sueldos, cuentan con material para sus embolsados y ejecutados, tienen gasolina para recorrer toda la ciudad sin pedos y sobre todo, tienen armas”, expresó uno de los agentes ministeriales que fueron desarmados.

Y es que tras el desarme colectivo, comenzaron a surgir las quejas entre los elementos ministeriales, quienes aseguran que no cuentan con las garantías necesarias para desempeñar sus funciones, señalando que no tienen ni seguro de vida que proteja a sus familiares en caso de perder la vida.

Todos los elementos policiacos deben cumplir con los exámenes de control de confianza, para conservar las licencias colectivas de portación de arma de fuego, además de que según establece la federación, quienes no acrediten dichos exámenes, deben ser dados de baja de la corporación a la que pertenezcan.

La grave irresponsabilidad del gobierno estatal, ha permitido que ahora, la Policía Ministerial encargada de la investigación de hechos delictivos, se encuentre desarmada y con ello, frenando las miles de investigaciones que se mantienen abiertas en casos sin resolver hasta ahora.

Además, se pone en riesgo la licencia oficial de portación de armas de fuego expedida a las corporaciones policiacas.
En su artículo 31, la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, establece los casos en los que la licencia de portación de armas puede cancelarse.

Artículo 31.- Las licencias de portación de armas podrán cancelarse, sin perjuicio de aplicar las sanciones que procedan, en los siguientes casos:

Cuando sus poseedores hagan mal uso de las armas o de las licencias; cuando sus poseedores alteren las licencias; cuando se usen las armas fuera de los lugares autorizados; cuando se porte un arma distinta a la que ampara la licencia; cuando el arma amparada por la licencia se modifique en sus características originales; cuando la expedición de la licencia se haya basado en engaño, o cuando a juicio de la Secretaría de la Defensa Nacional hayan desaparecido los motivos que se tuvieron en cuenta para otorgarla, o que por causa superveniente se dejare de satisfacer algún otro requisito necesario para su expedición.

Por resolución de autoridad competente; cuando sus poseedores cambien de domicilio sin manifestarlo a la Secretaría de la Defensa Nacional; por no cumplir el interesado las disposiciones de esta Ley, de sus Reglamentos o las de la Secretaría de la Defensa Nacional dictadas con base en esos Ordenamientos.

La suspensión de las licencias de portación de armas, sólo procederá cuando a juicio de la Secretaría de Gobernación sea necesaria para mantener o restituir la tranquilidad de poblaciones o regiones.

ACLARACIÓN

La Fiscalía General del Estado informa que en relación a la nota publicada el día de hoy en el diario Por Esto, en la que se menciona el desarme de casi 200 elementos de la policía ministerial, esta autoridad a través del Fiscal General del Estado Mtro. Miguel Ángel Pech Cen, aclara:

Que conforme a los protocolos de adquisición para armamento y a lo estipulado en los requisitos de la licencia general colectiva número 151, existe la necesidad y urgencia de dar de baja 101 armas que pertenecen a una primera generación cuya antigüedad rebasa más de 10 años.

Para poder obtener el mismo número de armas de reciente adquisición, necesariamente se tendrán que dar de baja estas 101 armas. La confusión entre los agentes de la policía ministerial estribó en la solicitud para revisión de este equipo.

También es importante aclarar, que como parte de estos protocolos, es necesario practicar nuevos exámenes de control de confianza a 164 elementos y de acuerdo a los resultados y su permanencia, se podrá realizar la portación del arma de cargo.

Cada policía ministerial, tiene la obligación de realizar exámenes de ingreso pero también de permanencia como parte de las actividades que deben acreditarse en la renovación de la licencia colectiva.

No existe ninguna irresponsabilidad por parte del Gobierno del Estado, por el contrario, además de autorizar una partida presupuestal adicional para la adquisición de armamento nuevo, así como de equipo táctico operativo, se continúan realizando los diversos exámenes de control de confianza a los que se refiere la ley, para que cada uno los elementos de esta corporación se encuentre perfectamente acreditado, conforme a las disposiciones emitidas por la SEDENA.

La Fiscalía General del Estado a través de su titular, Mtro. Miguel Ángel Pech Cen, no ha recibido ningún oficio de instrucción por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, ni girado instrucción alguna, para iniciar el desarme al que se refiere la nota.

Tampoco se ha reunido con el Secretario de Seguridad Pública Estatal Rodolfo del Ángel Campos, para realizar dicho desarme.

Esta institución es respetuosa de la libertad de expresión, pero manifiesta que la información vertida en el citado medio no corresponde a las actividades realizadas para el cumplimiento de las obligaciones de la FGE.

El combate a la delincuencia en Benito Juárez, así como en los otros 10 municipios del estado de Quinta Roo, no se detendrá aún si los agentes no portan un arma de cargo, ya que es responsabilidad de esta institución velar por el bienestar de los habitantes.

REDACCIÓN

Share this post
Tags

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *