Médicos de Cancún reciben en promedio un herido de bala diario; temen por sus vidas

Published On 13 Marzo, 2018 » 1564 Views» By Editor Marcrix »

Cancún, Quintana Roo.- El doctor Armando Mantecón Domínguez, traumatólogo ortopedista y cirujano de columna vertebral, indicó que en los últimos años se han aumentado el número de pacientes que llegan con lesiones por arma de fuego, de tal manera que se tienen en promedio, en centros hospitalarios, un balaceado diario, poniendo en riesgo la integridad del médico.

Mencionó que, dentro de las estadísticas nacionales, que han visto un fuerte incremento en este tema, se omite el caso de Cancún, pero que “nosotros que estamos aquí, si tenemos más de 6 o 7 años, vemos cómo ha evolucionado y ha crecido esa violencia”, recalcando que en ese entonces le toco ver un solo lesionado con arma de fuego, sin embargo, el promedio de estos es recibir diariamente al menos a uno, además de que los que no ingresan a un centro médico son otros tantos.

Indicó que este aumento de pacientes no implica horas extras para el médico, pero si mayor riesgo, porque en el manejo de una lesión por arma de fuego entra una investigación legal, un manejo en el que se debe de dar un informe para el Ministerio Público (MP), si hay una bala la deben de resguardar y enviarla al MP, además del riesgo de desconocer la identidad de la persona lesionada.

“No sabes ni quién es. Si la salvas, si no la salvas, si queda bien o no queda bien, no sabes ni quién es y en ti a veces no está”, dijo el cirujano, y aclaró que, si hay temor en el manejo de estos pacientes, por desconocer lo que se encuentra alrededor del caso, poniendo un ejemplo en la ciudad de Monterrey, en donde hubo ocasiones en que había militares en el quirófano o el personal de la institución médica usando pasamontañas para ocultar su identidad, debido a la peligrosidad del lesionado.

En el mismo sentido informó que no se han unido para exigir garantías en la labor que hacen y dijo que ellos son muy respetuosos y comprometidos en la labor médica, y que aún no se han visto obligados a hacerlo, ya que no tienen una amenaza directa, pero que muchos pueden empezar a sentir más grande ese temor y podrían abandonar la ciudad si esto continúa en aumento.

“Aquí no es de qué es mejor para el médico, sino de qué debe hacer el gobierno para mejorar el entorno. Un paciente que entra con una herida por arma de fuego debe de tener un protocolo de seguridad en el hospital, no lo hay, ni a nivel nacional, uno tiene un paciente, que aparentemente sabían que era de alto riesgo y la persona que está cuidándolo a lo mucho trae una macana, ¿qué va a hacer con una macana si entran 4 hombres con pistola?, pues pásele”, aseveró.

Sugirió que una posible solución al problema es que cada penal de seguridad tuviera un hospital pequeño para atender pacientes que son de este tipo, y con esto garantizar la seguridad de los demás hospitales destinados para la ciudadanía.

Aseguró que el tratamiento que se le da a los pacientes es totalmente diferente que cuando se trata de una fractura por accidente o caída, además de que depende del tipo de arma de fuego que se utilice, resaltando que las armas de mayor calibre estallan dentro del cuerpo y destruyen el área afectada, mientras que las de menor calibre suelen quedarse dentro del cuerpo afectando de forma diferente, ambas de riesgo.

“A la persona que le afecta cambia su vida, tanto al afectado como al familiar cercano, pero a la sociedad nos está afectando… afecta a la economía del estado. Cancún vive del turismo y entre más estemos escuchando sobre violencia, se crea mayor incertidumbre”, señaló, además de indicar que la estadística presenta que las lesiones son recurrentes en la parte superior del cuerpo.

Además, aseguró que el tiempo de recuperación de un paciente herido de bala es aproximadamente de 14 a 16 meses, por lo que suele estar fuera de actividades laborales, y las afectaciones económicas de las familias que dependen de esa persona es muy grave, y al sector salud, de igual forma lo afecta, ya que deben de estar dependiendo de ellos de 2 a 3 meses, ya que el 90% de los lesionados son su responsabilidad.

“Afecta completamente al sector salud, a la entidad federativa, y si lo dividimos entre el Hospital General y el IMSSS, el 85% se va al primero y el 15% al IMSS. Si hablamos de porcentaje, en el 2016 del homicidio doloso en Quintana Roo, el 16.8% lo sufrió Benito Juárez, en secuestro el 28%. Económicamente al sector salud, un paciente, hablando de que día hospital cuesta 8 mil 500 pesos, le cuesta como medio millón de pesos”, apuntó el galeno.

Indicó que este gasto no se tiene contemplado en el presupuesto de un hospital, por lo que, si continúa en incremento, se va a tener que justificar este desvío de los recursos para apoyar en esta materia, además de que, si se trata de terapia intensiva, un día hospital cuenta de 30 mil a 40 mil pesos, además de que en varios casos el sector salud tiene que pensionarlo si sobrevive al hecho.

Marcrix Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *