Quintana Roo negociará nueva ruta con Dubai

Published On 15 Abril, 2019 » 93 Views» By Editor Marcrix »

ACUERDO COMERCIAL

Quintana Roo negociará con Emirates Airline un vuelo directo desde Dubai a Cancún, además de que ya está confirmado que Turkish Airlines hará una escala técnica también en el destino mexicano a partir de agosto de este año.

Cancún, QR. Quintana Roo negociará con Emirates Airline un vuelo directo desde Dubai a Cancún, además de que ya está confirmado que Turkish Airlines hará una escala técnica también en el destino mexicano a partir de agosto de este año.

Darío Flota Ocampo, director del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ), adelantó que durante la próxima participación de la entidad en la feria Arabian Travel Market, que se llevará a cabo del 28 de abril al 1 de mayo, buscarán retomar los planes de establecer una conexión directa desde Asia, pues representa la entrada a uno de los mercados de mayor poder adquisitivo del mundo.

Recordó que en el 2018 se diluyó la oportunidad de establecer un vuelo Dubai-Barcelona-Ciudad de México, luego de que el aeropuerto de la capital del país no pudo ofrecer a la aerolínea los espacios suficientes para que operara siete días a la semana; además de que previamente la aerolínea enfrentó otros problemas en los que negaron los permisos para operar en México.

Flota Ocampo indicó que desde el CPTQ se apoyaron las negociaciones para conseguir el vuelo de Emirates Airlines, e incluso se realiza una campaña promocional en la que se invirtieron 20,000 dólares para contactar a los más importantes “influencers” de aquel país, a los que se les pagaría un vuelo de familiarización a la Ciudad de México y al Caribe mexicano, pues había y se sigue manteniendo una gran expectativa de que Cancún y Riviera Maya capten el interés de este mercado.

Aunque dichas gestiones no concluyeron satisfactoriamente, además de que se impuso el periodo de transición de gobierno federal, Darío Flota dijo que el CPTQ por cuenta propia retomará las conversaciones, pues esta nueva conexión abre a Cancún la posibilidad de atraer no sólo el mercado árabe, sino el indio y el chino, ya que Dubai se ha convertido en el centro distribuidor de vuelos de una gran parte del continente asiático.

Emirates Airline, ahondó, opera con aviones Boeing 777 y Air Bus 380, el avión comercial más grande del mundo, lo cual supondría con tres frecuencias un aproximado 3,500 pasajeros semanales.

Además, es una aerolínea cuyo principal mercado son los viajeros de negocios y de alto poder adquisitivo y se trata de uno de los principales objetivos que se persigue con la política turística del gobernador Carlos Joaquín González.

En tanto, Turkish Airlines viajará directamente de Estambul a la Ciudad de México y hará una escala técnica en Cancún en su regreso a su lugar de origen a partir de agosto próximo.

Gira

Por otro lado, ante el riesgo de disminución de asientos de avión y frecuencias aéreas desde Estados Unidos hacia los aeropuertos de Quintana Roo, el CPTQ iniciará una gira por la Unión Americana para reunirse con representantes de aerolíneas y tratar de revertir esta situación.

Flota Ocampo señaló que American Airlines anunció que retiraría su frecuencia Miami-Cozumel y hay indicios de que otras aerolíneas pudieran estar tomando decisiones similares a partir de la segunda mitad del 2019.

Semanas atrás, Alejandro Zozaya, director general de Apple Leisure Group, alertó que durante el 2018 disminuyó en 14% anual la oferta de asientos de avión desde Estados Unidos hacia Cancún; para el 2019 podría seguir esta tendencia.

El directivo hotelero aseveró que a ello se suma que han caído las tarifas hoteleras ante la necesidad de mantener cuota de mercado, además de que la mezcla de turistas que está llegando al país está desplazando poco a poco al viajero estadounidense, que es el de mayor derrama turística.

El director del CPTQ aseguró que aunque el fenómeno no es grande, a partir de la siguiente semana estarán en las sedes de las principales aerolíneas en Estados Unidos.

Fuente: Jesús Vázquez / El Economista


Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *